PATROCINADORES

PATROCINADORES

28 octubre 2008

UN RETO SUPERADO

Poco antes de las 8:00AM sonaba el despertador en nuestro magnífico alojamiento de Corralejo, la suerte había hecho que por overbooking nos cambiaran dentro del mismo complejo hotelero a unas villas o chales con piscina y jardín privado, solarium, barbacoa, garaje privado, etc.

Una vez terminamos de organizar los botes con agua y otros brebajes y las barritas, geles y demás “alimentos” que nos ayudarían a sobrellevar lo que se nos venía encima fuimos a desayunar. Lo que son los nervios, el domingo con la tranquilidad de tener el trabajo ya hecho nos pusimos todos hasta arriba de todo, huevos, salchichas, tostadas, bollos, mermeladas, fiambre, zumos, café... de todo y mucho, sin embargo el sábado, con los nervios previos a la competición y sabiendo que no es bueno tomar cosas pesadas comimos cereales, tostadas y poco mas casi a la fuerza...

Nos dirigimos a la salida que está a 150mts del hotel y hay un ambientazo digno de ver, bicis y mucha gente, algunos conocidos y otros no. La organización perfecta, militares por todos los sitios, carpas, un helicóptero sobrevolando la salida... y los Bayanas junto a Abel el amigo de Amado y Sergio por allí, unos entregando el equipaje (al estar la salida y la meta en distintos sitios se podía entregar una bolsa para ducharte al llegar), otros hablando con los amigos de otras islas, otras yendo al servicio una y otra vez... allí ya saludé a Nano, Nestor y Jonay de Gran Canaria, a Felix de Tenerife y a alguno mas. Tensión típica antes de un salida.




A las 10:00 los corredores son llamados a la salida y me coloco como puedo, no estoy muy delante, pero se que el recorrido neutralizado por las calles de Corralejo es una buena oportunidad para ir ganando puestos. Se ve por allí a varios profesionales y a casi todos los mejores de Canarias, la “batalla” está a punto de empezar... comenzamos, dos kilómetros y medio buscando una buena posición hasta que llegamos a la pista, se aparta el coche del juez y ¡¡SALIDA!! todo el mundo a saco buscando una buena rueda, un grupo que le ayude con el fuerte viento que sopla, no siempre a favor. En estos momentos yo ya estoy tranquilo, ahora se trata sólo de pedalear y de no cometer errores en la conducción, esta parte es muy ancha y rápida y el suelo está muy duro con arena suelta por encima que en una curva te pueden tirar fácil.... no voy mal, delante de mí un grupo de 20 personas aunque al poco ya veo la primera selección, estoy a punto de coger al segundo grupo pero llegamos a una zona de arena suelta y me lío un poco por lo que se me escapa el grupeto...

De esta manera me toca comerme solo sin ayuda un montón de kilómetros, desde el 10 o así hasta el 60 en el que me coge Victor en un avituallamiento, he tenido que parar porque no me estoy encontrando bien. El primer avituallamiento en el km 20 y pico me lo paso, el segundo intento coger sin parar una botella de agua y se me cae. Voy bebiendo el agua del camelback a la que le he puesto Isostar de manzana que me ha dejado Sergio, no sabe mal pero no me va nada bien. Victor me adelante he intento seguirle pero es imposible, ya llevo muchos kilómetros sintiéndome sin fuerza... vale que me pase en el km 100 pero con todo lo que hemos entrenado... no puedo ni ponerme de pie, miro a los brazos y los tengo rojos con manchitas rojas... esto es muy raro... Victor me anima porque me planteo seriamente dejarlo... estoy en un tramo recto con el viento de cara en el km 75. La mitad de la prueba y no puedo con mi alma. He comido ya un par de barritas y un gel de Isostar, pero el agua con manzana no hay que se la beba... a Victor le empiezan a fallar las piernas, los dichosos calambres, le veo hacer movimientos raros para intentar “soltar” los músculos... vaya 2, estamos hasta el arrastre. Sin embargo me estoy empezando a encontrar mejor. Menos mal que en el km 60 llené el bote con agua y comí un plátano, empiezo a mejorar y tiro hacia delante..


El recorrido de momento muy chulo, con algunos tramos con zanjas y socavones bastante peligrosos y tramos muy rápidos en los que separao de Victor y otros corredores. En el km 85 antes del cuarto avituallamiento me coge de nuevo Victor y otro grupo, para y salgo con fuerza.... por detrás vienen 3 componentes del Lanzabike que a la postre hicieron una carrera muy, muy inteligente, entre ellos Victor de León, habitual de las carreras y con un nivel parecido al mio, me alegro al verle, le saludo y decido poner todo mi empeño en seguirles. Ya llevamos mas de 3h30´ de competición. Con ellos y chupando bastante rueda vuelo durante casi 30 kms. Victor se queda rezagado por los calambres, pasamos por el 5º avituallamiento y ni paramos, cogemos líquido en marcha y a darle a los pedales. Esta gente se conoce el circuito muy bien y se nota, me advierten de que lo peor está por llegar... lo peor y lo mejor como ya os contaré. Rodamos esos 30 kms a casi 29 km/hora. Esta gente “está enchufada” no sólo por lo bien que van sino porque antes de llegar a la deseada playa hay parte del equipo que les pasa botes de agua (con el nombre de cada uno) y barritas sin el envoltorio... que envidia me dan, no está permitido... pero que mas da. Comenzamos a rodar cerca de la playa y quedan 40 kms, los mas duros según nos ha dicho todo el mundo...

Al poco de empezar este último tramo ya se porque nos va a costar mucho hacerlo. Estamos en el borde de la playa por lo que se suceden mas de 25 barrancos que hay que bajar y subir y encima en muchos sitios con arena de playa finita en la que hay que bajarse de la bici y darle a las “patas”. Los del Lanzabike van a buen ritmo pero como si no les costara. En el grupo viene un guiri bajito que va trancadísimo por lo que en las cuestas se retuerce para no quedarse atrás. Yo empiezo a estar contento, el terreno es ahora mas duro pero esto me beneficia, por fin hay cuesta y las bajadas son mas técnicas... en el km 115 adelantamos a dos tíos, uno se me pega atrás, oigo un clank, clank y entonces me dice: “parece que tienes la rueda trasera pinchada”, mierda. Miro a la rueda trasera y veo que está floja. Paro, la toco y no parece que haya perdido mucho aire... empiezo a perder tiempo. Saco la rueda y justo antes de ponerle la cámara pienso que a lo mejor escapo poniéndole mas aire. Le enchufo la botella y cuando coge presión la saco con tan mala fortuna (los nervios, seguro), que parto la válvula... ahora si que no me queda otro remedio que poner la cámara. Saco las cosas y al quitarle el tapón se me cae la tuerquecilla que aprieta la válvula de la cámara a la llanta, supongo que da igual. En ese momento me pasan Victor y Leandro, me pregunta si necesito ayuda pero de momento no. Monto la rueda, le meta la 2ª y última botella de aire comprimido y al no tener la tuerquecilla no le doy bien de aire y al sacarla pierde mas, a todas estas me ha pasado también Cesar Acosta (presidente federación canaria ciclismo) y también me ha preguntado si necesito ayuda). Después de mas te 7 minutos parado arranco de nuevo, al principio sin muchas fuerzas pero poco a poco vuelvo a coger ritmo, pero vaya, no le he dado suficiente presión y voy super flojo con el riesgo de dar llantazo atrás y sin nada mas para arreglar así que me acuerdo de que he visto que Cesar lleva una bomba, llego hasta el y se la pido. No se acaban aquí los problemas ya que la tiene lista para válvula gorda y yo llevo fina, al final para meter un poco de presión otros 4 minutos mas parado. Ahora si que salgo con fuerza, paso de nuevo a mi angel de la guarda (Cesar), le paso la bomba y sigo. En esta última parte se juntan las partes mas duras y las mas bonitas de la carrera, pasamos por las playas de Jandía, por Costa Calma. Menos mal que la marea está baja, sino, nos hubiera tocado patear bastantes mas tramos... un último avituallamiento super rápido y ya no quedan mas que 15 kms. todavía hay muchas trampas en forma de subidas y bajadas y al final unos tramos de carretera muy rápidos. Un pedazo de carril bici (menuda envidia) y la deseada meta. No he podido coger a Leandro¡¡ por supuesto que el amigo Nestor inalcanzable con poco mas de 6h. Mi tiempo 6h20´50´´ para hacer 151,4kms y 1970mts de desnive. Ahora haciendo cuentas he perdido 10´35´´ con los problemas del pinchazo. El sábado me parecía que no iba a volver mas a la Fudenas, no por la organización y el recorrido (ambos un 10) sino por la dureza. Sin embargo han pasado 2 días y ya estoy empezando a sentir ganar de volver a superar este reto...

TEXTO: MCS

FOTOS BICINDARIO

1 comentario:

bicindario dijo...

Por lo que leo, la suerte no estuvo de tu mano pero es algo a lo que nos exponemos en todas las carreras de mtb, los indeseables pinchazos (son como los virus en los PC's).

Terminaste la prueba y me gustó retratarte en la llegada.

Un abrazo!
Bicindario